Por mi condición de madre gestante NO me podéis convencer de que DAR al fruto de tu vientre es una opción altruista y sin consecuencias... Lo siento, pero NO.

. Un artículo de Anabel 

(@comodin19)


Soy madre de tres... aunque sólo dos descansen a mi lado. Sé lo que se siente al tener una personita dentro, el milagro de dar a luz, amamantar a tus bebes, verlos crecer sin apenas darte cuenta de lo rápido que pasa el tiempo.

También sé de ese dolor punzante que te atraviesa el alma cuando te dicen que tu bebé... ese que ya notas moverse en tu interior, no tiene latido. Como todo se derrumba... como las lágrimas brotan hasta que no quedan más, hasta que no te queda aliento... y el dolor, y la rabia y la pena. Y al final, la decisión impuesta por las circunstancias, por la situación, por lo que sea... este bebé ausente, fue el último...la vida no nos da para más. Y las ganas de volver a tener un ser creciendo en ti y el duelo de un bebé estrella que no tendrá bebe arcoíris. Y cada vez que su hermana te lo recuerda

- mamá... nosotros íbamos a tener un bebe ¿verdad? Pero no pudo ser... ¿A que no mamá?

y el alma se te parte de nuevo y sacas una sonrisa del baúl de la tristeza y la intentas consolar, y te intentas convencer

- Fue mejor así, mi vida, el bebé no estaba bien.

Al final decides pedir ayuda y entiendes que la nostalgia no se irá nunca, que hay que aprender a vivir con ella como con la cicatriz que duele cuando cambia el tiempo. Y te convences de que la necesidad que sientes de volver a ser madre, en realidad no es tal... en realidad encubre deseos no satisfechos, necesidades latentes mal resueltas... y te centras en ellas, en cubrirlas para avanzar.

Entonces, un día, escuchas o lees a alguien que afirma que esas ganas de ser madre que tienes las deberías poder utilizar para dar un hijo a una mujer que no puede... y explotas... DAR a un bebé que ha crecido dentro de ti... al que has sentido moverse, al que has dado a luz, por el que has sentido nauseas durante tres meses, por el que todos tus órganos se han recolocado, por el que se te han hinchado los pechos y por el que derramas leche cada vez que lo piensas, cada vez que oyes su llanto... ¿En serio?

Lo siento, pero no, no lo compro, no lo comparto, no lo entiendo y no me lo creo... No hay altruismo que pueda con eso, porque cuando damos a luz somos lobas deseando proteger a nuestra cría y las secuelas de que se la lleven acabaran aflorando... dolerá... para siempre, porque siempre serás madre de esa criatura que no está, pero si está.

Es cruel y egoísta hacer pasar a alguien por ese dolor para satisfacer una necesidad que, si realmente lo es, hay otras formas de suplirla. Y digo, si realmente lo es porque a veces se trata sólo de una imposición, de los convencionalismos, de lo que se supone que debemos ser, de lo que está bien visto, de lo que se espera de nosotras (que no siempre de ellos).


A veces no podemos ser madres porque hemos retrasado la maternidad obligadas por una sociedad que no te deja avanzar en tu carrera si pretendes ser madre (que si eres padre no pasará nada). Legislemos entonces para que esto no pase para que podamos ser madres cuando y como queramos.Otras veces es fruto de una enfermedad... es triste, duele... pero que otra mujer geste para ti no va a hacer que tu sientas a un ser creciendo en ti. Y, ante esa imposibilidad de ser madre en el sentido biológico de la palabra, porque no ayudar a paliar el dolor de otro ser que ya está aquí, que fue rechazado, abandonado, herido por la vida que no tuvo en cuenta su inocencia, y que espera en un centro de acogida ser parte de una familia.

Legislemos también para que la adopción sea una opción factible... concienciémonos como sociedad de que no es necesario tener un bebé recién nacido para ser madre. Que se puede ser madre (y padre), con todas las letras, de un bebé grande, que tiene todo el amor por aprender.

Y admito que puede sonar demagogo viniendo de una madre de tres... aunque sólo tenga a dos conmigo...

pero precisamente por mi condición de madre gestante NO me podéis convencer de que DAR al fruto de tu vientre (sean de quien sean los genes) es una opción altruista y sin consecuencias... Lo siento, pero NO.