Para todos los días del resto de sus vidas.

Esther


Mujeres marcadas por un dolor imborrable, mujeres tocadas por la mano del cruel destino que no miró antes en su alma para palpar cuán vulnerable era esa alma.

Mujeres obligadas a ser lo que no quieren ser.

Mujeres luchando contra lo que no han elegido luchar pero aceptan como reto.

Mujeres con un alma tan hecha jirones que se preguntan cada día si ese alma sigue siendo suya o se la robó el cruel destino.

Mujeres cuyo cuerpo pide ayuda porque su mente ha sufrido demasiado.


Mujeres que han aceptado y asumido que en realidad son seres humanos y los genitales no marcan las almas.

Mujeres, mujeres.

Lindas, locas, libres.

Mujeres que escribís la historia.

Para el resto de los días seréis mujeres, para el resto de los días seréis bellas, seréis fuertes, seréis ejemplo y seréis locura.