Muchos machismos, un solo feminismo!

 Hilo original de Cucurrucucu en Twitter que puede leerse completo aquí 


Llevo varios días leyendo sandeces como ésta:


o de que cojo una idea feminista de aquí y otra de allá. Así que, aún a riesgo de que me llamen iletrada y me den en el cielo del paladar, voy a hacer un hilo sobre machismo y feminismo.

Al parecer hay tantos tipos de "feminismo" como gotas de agua en el mar. Yo lo que sé es que sólo hay un tipo de "machismo" pero, tiene etapas y tiene grados y yo tengo años suficientes como para haber vivido varias de ellas. Voy a contar entonces mi experiencia con el machismo: 

Evidentemente, no puedo comparar en grado el machismo que yo he sufrido con el de una niña de Liberia mutilada genitalmente o una mujer pakistaní quemada viva o desfigurada con ácido. Ni, dentro de mi país, con una mujer sujeto de trata o que haya sufrido violencia machista. Pero, que no vaya a sufrir tal intensidad de machismo, no quiere decir que su raíz no sea la misma que la del que he sufrido yo o hemos sufrido todas: la idea universalmente extendida de que el hombre es superior por naturaleza a la mujer y que ésta es un ser para su uso y disfrute.

Esto significa que las mujeres somos consideradas una propiedad masculina con doble utilidad: perpetuar sus genes y satisfacer su deseo sexual. Aparece ahí el doble rol femenino puta-madre, y con ese ya nos identificamos todas ¿Verdad?

En el machismo que conocemos hay etapas. Yo hablaría de cuatro y las llamaría: machismo paternalista, machismo de objeto sexual, machismo de odio y desprecio, y machismo de invisibilización. No es una terminología sociológica. Es mía, de mi cosecha.

El machismo paternalista y el de objeto sexual se solapan en el tiempo. Es el que sufrimos cuando niñas y jóvenes. El paternalista es aquel en el que los hombres nos tratan como seres a proteger. Nos enseñan y nos cuidan porque nosotras ni podemos aprender ni nos sabemos cuidar. El de objeto sexual lo sufrimos desde niñas hasta que dejamos de ser físicamente apetecibles. Piropos, acoso, sexualización...paso de decir más.

A veces se entrecruzan asquerosamente ambos, el paternalista y el de objeto sexual. Yo en concreto recuerdo un profesor al que yo, personalmente, preferí dejar de preguntar dudas durante los exámenes. Era cura y también era muy cariñoso con los chavales. Este episodio tenía que haberlo contado en #Cuentalo

Con los años, el machismo de objeto sexual va desapareciendo. El paternalista también, aunque no del todo y depende si está referido a ámbitos tradicionalmente masculinos o al nivel socioeconómico nuestro. Aún así ese, que es la base del mansplaining, suele ser recurrente. Es entonces cuando aparece el machismo de odio o de desprecio. Si tenemos consideración social, somos crueles jefas, competitivas compañeras, tiranas profesoras...y si nuestro rol es doméstico, somos las esposas dominantes, madres intransigentes, suegras perversas

Y por último, cuando se llega a determinada edad, el machismo de invisibilización. Las personas mayores no cuentan para casi nada. Y las mujeres mayores menos. Me decía el ginecólogo que los planes de prevención de cáncer de mama se dejan de hacer a partir de los 70 años porque ya no son rentables. Es menor en ese caso el gasto que supone el tratamiento de la enfermedad de lo que supone prevenirla. Pero el caso es que el riesgo de padecerla sigue mientras que tenemos tetas.

Habrá muchos más tipos de machismo, pero todos tienen la misma raíz, y yo solo reconozco el feminismo que lucha contra él. Y habrá muchos tipos de feminismo, pero yo solo veo uno: el que lucha por todas las mujeres, no por los intereses de cada una. Eso NO es feminismo