Funmilayo Ransome-Kuti; La Madre de África


Un artículo de KIARA


África posee y ha poseído siempre sus propios modelos de civilización que no coinciden con la visión eurocentrista del mundo basada en que la "civilización" se sustenta en conceptos como vida sedentaria, organización en ciudades, estado-nación, economía de mercado, tradición cristiana, etc. El discurso de la superioridad y la "necesidad" de "civilizar" territorios "salvajes" ha sido utilizado para justificar barbaridades como la trata de esclavos o la propia colonización. En realidad África sólo interesa por sus materias primas, pero se camufla el saqueo con el falso argumento de que el europeo va a llevar a África el "progreso".
La trata de esclavos negros termina cuando la revolución industrial inglesa revela que la explotación de mujeres y niños resulta económicamente más rentable. En el siglo XIX el asalariado cumple con turnos de 12 horas, donde se le exige la máxima productividad bajo la amenaza de perder su empleo. El alojamiento y la manutención corren a su cargo y no genera gastos de vigilancia, porque no existe el riesgo de que se escape. Sin duda más conveniente que un esclavo.
Tras la I Guerra Mundial comenzaron a darse en Nigeria una serie de movimientos de protesta. El primero de ellos es el surgido en torno al instituto de Onitsha, en 1916, que protestaba contra las tasas estatales, la autoridad colonial monopolizadora del comercio y la destrucción del antiguo comercio local. Otro movimiento se dio entre noviembre y diciembre de 1925 se dio el movimiento "Nwaobiala", liderado por mujeres, y que pedían la vuelta a los valores culturales previos, donde tenían una presencia social mucho más importante que en el sistema británico. Las mujeres podían tomar decisiones en el sistema político y contribuían a la producción y distribución de alimentos. En este sentido, la normativa colonial europea reforzó el papel de sumisión y de inferioridad de la mujer al negarles derechos legales en favor de los hombres (el derecho a la propiedad privada de la tierra, el derecho a participar políticamente, a la educación, a casarse libremente, etcétera), situación que las primeras constituciones y normativas nacionales de los Estados independientes, que en su mayoría fueron dictadas por las élites masculinas, continuaron y consolidaron.
Había nacido ya la conocida por "La madre de África", una de las culpables de que precisamente en Nigeria se esté dando en la actualidad una de las mayores tasas de mujeres emprendedoras africanas.
Funmilayo Ransome-Kuti,educadora, activista feminista y sufragista del voto femenino de Nigeria además de luchadora por la independencia de su país. Nació en 1900, descendiente de esclavos, con una personalidad forjada por la lucha y supervivencia de sus bisabuelos. Estudió secundaria en su ciudad y cursó estudios superiores en Inglaterra. Regresó como maestra y se casó con el reverendo Israel Oludotun Ransome-Kuti en 1925, también involucrado totalmente en la campaña por los derechos humanos, antes de la independencia de Nigeria y con quien tuvo cuatro hijos.Hacia la década de los 40 , el gobierno británico, disminuyó el papel de la mujer y su independencia económica y surgieron los prejuicios del género. En los años anteriores, la educación de las niñas era un pilar fundamental pero acabaron convirtiéndolas en buenas amas de casa. Ante esto, Funmilayo y su marido, fundaron la Unión Nacional de Educadores con un programa de educación para adultos pues querían mejorar la educación de las mujeres. Fundó una escuela de secundaria para educar a hombres y mujeres para ser líderes. Fundó, también, una organización para mujeres en Abeokuta, con más de 20.000 mujeres, muchas de ellas analfabetas. Emprendido muchas batallas contra la imposición de contribuciones especiales del gobierno colonial y la abolición de contribuciones opresivas contra las mujeres del mercado de Egbaland. L. Una de esas batallas en 1948 llevaron a la abdicación del trono del rey de Abeokuta. Ya en el 1950 creó la Unión de Mujeres de Nigeria, con integrantes de todas las provincias del país, y empezó a dar conferencias concienciando a las mujeres de su condición social, criticó la poligamia y el precio que había que pagar por la novia. Organizó a las mujeres que lucharon por su derecho al voto, por la igualdad y la justicia. Un sinfín de reivindicaciones que la convirtieron en la mujer más importante de la historia de Nigeria.

Durante la Guerra Fría y antes de la independencia de su país, Funmilayo Kuti realizó numerosos viajes, irritando tanto a las autoridades nigerianas como a los gobernantes británicos y norteamericanos por sus contactos con el Bloque del Este. Viajó, entre otros países, a la URSS, Hungría y China, donde se entrevistó con Mao Zedong. En 1956 las autoridades no le renovaron su pasaporte, con el argumento de que "puede asumirse que su intención es influir en las mujeres con ideas y políticas comunistas".​ También se le denegó una visa norteamericana bajo el argumento de ser comunista.
Funmilayo integró la delegación que negoció la independencia de Nigeria con el gobierno británico.El ambiente igualitario en el matrimonio de Funmilayo, lo conocemos por las descripciones de sus hijos, los cuales, a diferencia de lo que era habitual, aprendieron de niños a cocinar y hacer las labores de la casa. Su activismo lo ocuparon sus hijos una vez retirada de la política cuando Nigeria se independizó. 


Por @Kiara00888