Carta a Silvia Federichi

En respuesta a la entrevista realizada a Silvia Federichi por Nuria Alabajo y publicada en la revista ctxt 

Texto de Yolanda Abad 

Estimada Silvia,

No hace tanto leí su entrevista en la revista CTXT, referente al tema de la sindicación de las mujeres prostituidas, más en concreto del Sindicato Otras que se inscribió de forma ilegal, una forma muy extraña de mostrar la metodología que utiliza para conseguir sus propósitos.

En ella, no sé si por desconocimiento del caso en particular o porque le pilló un día malo, dijo unas cuantas barbaridades, en mi opinión, y creo no equivocarme, bajo la opinión de un 95% de mujeres ciudadanas de países con indices de igualdad y democracias avanzadas.

1º Para justificar que existen muchas formas de prostituirse, venderse a sí mism*, hace una comparación afirmando que todas las mujeres unidas en matrimonio se prostituyen dentro de él.

No sé como lo verá ella, pero no es lo mismo follar con mi pareja, con la que me une una relación de compañerismo, amistad y de amor, aunque sea "romántico", que follar con 20-30-40 tíos a los que no deseo, a los que no se como me van a tratar, si tienen enfermedades, sin están limpios... por favor, no insulte la inteligencia.

Eso no tiene cabida en nuestras sociedades, seguro que sí en sociedades poco democráticas y con indices altos de desigualdad donde el patriarcado está más enraizado donde aún se casan a niñas por la dote, sin que ellas elijan al marido, etc.

2º Habla que no hay que olvidar que muchas no tienen más opción, por su situación de pobreza, vulnerabilidad... y que hay que vigilar que no puedan ser forzadas. Pero considera que si se debe considerar un trabajo por todas las que "eligen libremente", aquí se ve que le olvida como funciona el sistema capitalista a pesar que es su terreno de estudio. Elegir implica que tienes más opciones para escoger, por tanto, la pregunta es ¿Cómo van a garantizar que aquellas que por su vulnerabilidad son forzadas y explotadas no lo sean? ¿Vuelve a olvidar que en el sistema capitalista de cualquier fuente de explotación legal siempre existe el mercado negro?, ¿Quién controla ese mercado?

3º  Basa toda su argumentación en el estigma de la puta. No olvidemos que es el mismo sistema patriarcal y sus instituciones quienes dividen en buenas -decentes- y malas -putas-, no son las feministas abolicionistas, es más, eso no lo piensan la mayoría de las mujeres.

Otra vez olvida quien impone y predica la doble moral, el "hombre es más hombre cuantas más hembra cata".

4º Aquí ya me quedo muerta, cuando afirma que para la mujer el sexo siempre es un trabajo. Nos roba la capacidad de disfrutar del sexo, de ser capaces de obtener placer. Todo por el hecho que tenemos que parir y criar? De modo que, ¿Sí se cree que haya mujeres que eligen voluntariamente prostituirse con las consecuencias tan nefastas para la salud -no olvidar que la esperanza de vida se reduce un 40%, los traumas psicológicos que padecen una vez deciden dejarlo, las enfermedades de transmisión sexual y las infecciones bucales, vaginales y anales, los hacinamientos en los burdeles, según algunas sobrevivientes comparados a campos de concentración- y no otorga a que a otras nos guste ser madres y criar a nuestros hijos?  ¿Olvida también que muchas mujeres deciden ser madres solteras?

5º Al referirse a la mujer inmigrante que prefiere prostituirse que no trabajar de limpiadora doméstica para no sufrir los acosos sexuales del patrón por su situación de vulnerabilidad, sin papeles. ¿A caso vuelve a olvidar que la mayoría de violaciones y acosos sexuales se producen dentro del entorno familiar? Mantener la prostitución como un trabajo, ¿No reproduce el mandato del patriarcado que las mujeres solo somos objetos de deseo de los hombres y que por un módico precio, cada vez más barato (la ley de la oferta y la demanda), pueden acceder a nuestros cuerpos con la violencia que deseen pues para eso pagan? Sí son mujeres sin papeles, situación que las hace más vulnerables, ¿Cómo garantizan que han elegido libremente?

6º Insiste en el estigma sobre la prostituta sin haberse molestado, en mi opinión, en reflexionar los argumentos que desde el abolicionismo se han dado. Ojo que afirma haber firmado el manifiesto por la regularización de la prostitución y el sindicato Otras cuando afirma no ser regulacionista. Ella opta por la descriminilización de la prostituta y el trabajo sexual.

El error mayor, en mi opinión, radica en usar eufemismos, ninguna forma de explotación puede ser llamada trabajo, mucho menos relaciones contractuales con desigualdades monstruosas.

Siendo una feminista marxista no entiendo como pretende acabar con el capitalismo y el patriarcado con sus propias herramientas, o dicho de otra manera: cuando tu pretendes apagar un fuego, ¡No echas más leña o gasolina¡

Yolanda Abad.

Motril a día 16 de Noviembre de 2018.