Alfonsina y el mar

Un artículo de Aliolé


Desde pequeña, la asignatura que más disfruté en el colegio e instituto, fue la literatura, gracias a Don Angel Moldes y a Lola Dueñas, dos profesores que saboreaban y utilizaban las palabras de manera precisa. A mi sinceramente, me daba igual el estilo, la métrica o la generación de aquellos autores, pero leíamos en clase, y aquellas lecturas me hicieron descubrir escritores que para mi eran magos, cómo podían unir palabras de una manera tan genial que me transportaran a espacios o sentimientos que yo (por mi edad) desconocía!. Se nombraban de pasada a algunas mujeres, Rosalía de Castro y poco más, por lo que crecí pensando que las autoras no hacían una literatura igual que la de los hombres, porque yo sabía que existían, no en vano, iba a la biblioteca municipal, en aquel entonces con pocos libros, y alguna había encontrado...

En este mundo, sólo los hombres parece que son dignos de estudio, sólo algunos casos aislados entran en ese Olimpo y otras simplemente quedan en el aire, o en el olvido.

Una de las muchas mujeres que deberían aparecer en todos los libros de texto, y más en los de lengua castellana, es sin duda Alfonsina Estorni, poetisa argentina, gran dama de las letras y...feminista.

Esta escritora argentina nacida en 1892, no sólo escribió como periodista, no sólo fue poeta y consiguió publicar y ser admirada como tal, si no que dio plena libertad a sus ansias, a sus frustaciones, a sus carencias y anhelos. Habló de la jaula que suponía para la mujer esa época, del amor, del deseo. Fue madre soltera en unos tiempos en que serlo era una estigmatización social, y fue libre.

"Yo soy como la loba.

Quebré con el rebaño

Y me fui a la montaña

Fatigada del llano.

Yo tengo un hijo fruto del amor, de amor sin ley,

Que no pude ser como las otras, casta de buey

Con yugo al cuello; ¡libre se eleve mi cabeza!

Yo quiero con mis manos apartar la maleza.

Mirad cómo se ríen y cómo me señalan

Porque lo digo así: (Las ovejitas balan

Porque ven que una loba ha entrado en el corral

Y saben que las lobas vienen del matorral)."

Hoy su nombre vino a mi cabeza al escuchar, una vez más, la hermosa canción de Mercedes Sosa, Alfonsina y el mar, aludiendo al trágico final de la poetisa, que se suicidó al no poder soportar la enfermedad que la acompañaba..

Alfonsina y el mar es una zamba compuesta por el pianista argentino Ariel Ramírez y el escritor Félix Luna, publicada por primera vez en el disco de Mercedes Sosa Mujeres argentinas, de 1969.